Smart Working

¿QUÉ ES EL SMART WORKING?

Siempre hemos escuchado hablar del “Teletrabajo” pero, ¿Qué es el Smart Working?

A estas alturas ya todos sabemos que el teletrabajo es un modelo de actividad laboral que te permite trabajar cualquiera que sea la ubicación, con el único requisito de tener un ordenador y conexión a Internet.

En la era de la tecnología, donde siempre vamos apresurados y el modelo de trabajo se está transformando, esto resulta súper atractivo para aquellos que no trabajan en las oficinas de su empresa o que están constantemente viajando.

No obstante, el teletrabajo ya no es la única alternativa, pues la tecnología ha desarrollado diferentes formas de llevar a cabo las tareas.

El nuevo modelo de trabajo propuesto lleva por nombre: Smart Working

En plena transformación digital, resulta evidente que no solo la forma de relacionarnos entre nosotros y con el entorno ha cambiado, sino que también la forma de entender el trabajo y la forma de trabajar está cambiando, provocando que las empresas tengan la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías, de manera que consigan unos trabajadores más satisfechos, motivados y productivos.

Así, los empleados podrán tener acceso a todos los sistemas de información de la empresa, facilitando la aparición de nuevos modelos de trabajo como el Smart Working.

El Smart Working aparece como un nuevo modelo de trabajo, siendo la fusión del teletrabajo y las nuevas tecnologías. 

Aunque el Smart Working es la nueva metodología de trabajo que se basa en dar a la plantilla de empleados todas las herramientas necesarias para alcanzar un nivel de rendimiento profesional máximo en cualquier lugar, podemos observar que al menos en España sólo el 27% de las compañías y empresas permiten a los empleados el trabajo a distancia (de acuerdo con los últimos datos del INE).

Así, son muy pocas las empresas que deciden incorporar el Smart Working en su día a día.

Lo cierto es que este nuevo modelo de trabajo, a pesar de que tiene diversas ventajas, también supone importantes retos y un cambio de mentalidad radical en lo referente al trabajo.

Así, quizá una de las claves para poner en marcha el trabajo a distancia sea dar la confianza necesaria a los empleados para que realice su trabajo al máximo rendimiento desde cualquier lugar.

Las claves del Smart Working

El Smart Working es una metodología de trabajo basada en la confianza en el trabajador, aunque también resulta de gran transcendencia que la plantilla conozca a la perfección cuáles son sus objetivos.

Así, lo que pretende el Smart Working no es que el trabajador trabaje un número determinado de horas, sino que éste cumpla con ciertos objetivos.

Sin duda, la implantación de esta metodología de trabajo sin duda innovadora supone un verdadero reto para las empresas y los trabajadores, entre los que se necesita una coordinación perfecta.

En cualquier caso, la implantación del Smart Working tiene diversas claves.

  1. Movilidad: el trabajador podrá decidir dónde quiere trabajar, desde su casa, desde el despacho, o desde el bar de debajo de su casa.
  2. Trabajo a distancia: el trabajo a distancia es posible gracias a las tecnologías que existen hoy en día, de manera que se optimizan el tiempo y los recursos.
  3. Tecnología: sin duda, en el Smart Working la clave está en las tecnologías, en concreto la conexión a Internet.
  4. Libertad y flexibilidad de horarios: con el trabajo a distancia se permite una mejor conciliación de la vida laboral, familiar y personal, lo cual es muy valorado por los trabajadores.

Ventajas y desventajas del smart working

Sin duda, el trabajo a distancia o Smart Working cuenta con infinidad de ventajas, no solo para los trabajadores, sino también para los empresarios.

Así, nos encontramos ante un modelo de trabajo basado en la consecución de resultados, lo cual supone una motivación extra, incrementándose la eficiencia de los trabajadores, quienes además podrán valorar de forma más objetiva sus logros. 

Además, debido a que los trabajadores pueden realizar sus labores desde cualquier lugar, se eliminan ciertos costes derivados del alquiler de las oficinas u otros gastos vinculados a los trabajadores.

Por otro lado, este modelo de negocio facilita la formación de equipos multiculturales y multidisciplinares de trabajo, aumentando la diversidad y aportando diferentes perspectivas.

No obstante, el Smart Working no es un modelo de trabajo perfecto, por lo que también presenta una serie de desventajas.

Uno de los inconvenientes de esta metodología de trabajo es el aumento de las distracciones de los trabajadores, y el posible aislamiento de los equipos de trabajo debido a la deslocalización del espacio de trabajo.

No obstante, el principal hándicap de este modo de trabajo es la falta de un marco regulador, lo que genera reticencias por parte de los empresarios. 

Adicionalmente estos cambios o nuevas formas de trabajo aparecen mucho más rápido de lo que pueden cambiar las regulaciones o leyes laborales las cuales terminan siendo un gran impedimento para la aplicación de estas tendencias. 

La información que la legislación laboral pueda aportar a estas tendencias es muy reducida, dejando muchos cabos sueltos y vacíos legales que pueden producir problemas futuros.

Es por este motivo por lo que en España y muchos otros paises la implantación de esta metodología de trabajo se regula a través de convenios colectivos y acuerdos entre las empresas y los trabajadores.

Usemos como ejemplo de aplicación a España

Aunque la regulación de la legislación laboral española sea pobre, son muchas las empresas que deciden implantar esta metodología de trabajo.

Tal es el caso de grandes compañías como Vodafone o Microsoft.

Así, estas compañías, pioneras en España en la implementación del Smart Working, han realizado la aplicación de este modo de trabajo adaptándolo a las necesidades de la compañía y de sus empleados.

En el caso de Vodafone, la aplicación del Smart Working ha estado encaminado a la mejora de la calidad laboral y de la conciliación de la vida familiar y laboral de sus trabajadores.

Además, en el caso de Vodafone, son los propios trabajadores quienes han de ofrecerse para adherirse a este innovador modo de trabajar.

Comments