Resiliencia-Organizacional

Resiliencia Organizacional

¿A qué nos referimos con Resiliencia Organizacional y por qué implementarla como estrategia?: La resiliencia organizacional es la capacidad de la organización para superar  circunstancias adversas y actuar oportunamente ante algún imprevisto. Es fundamental en la gestión de cambios y retos de forma óptima. Incluso impulsando aprendizaje con visión de futuro.

Resiliencia organizacional

El desarrollo de esta habilidad permite sentar las bases de las acciones a llevar a cabo para regresar al estado previo a la situación retadora.

A lo largo del ciclo de vida de las empresas se presentan eventos que requieren soluciones rápidas y oportunas. Ante esto la resiliencia ofrece la oportunidad de aceptar los cambios como parte de un proceso de adaptación. 

En la situacion mundial actual de crisis sociales, económicas y altibajos financieros, esta capacidad debe ser parte implícita de las organizaciones que se propongan hacer frente a las adversidadesEl proceso de resiliencia organizacional hace posible que las empresas lleguen a ser más fuertes y sólidas.

Vogus, Barnett y Pratt (2000), definen resiliencia organizacional «como el atributo que desarrollan a lo largo de su ciclo de vida y por el cual son capaces de asegurar su supervivencia frente a crisis, amenazas y cambios que experimentan dentro de los sistemas de los que forman parte».

Dicho esto, resiliencia organizacional es permanencia a partir de cambios positivos que se generan como consecuencia de condiciones desafiantes.

Si bien permite surgir frente a un acontecimiento negativo, puede suceder también que se fortalezcan y dispongan de nuevos recursos.

Estas situaciones retadoras incluyen los shocks, crisis, escándalos, tensiones o interrupciones en las rutinas internas en mayor o menor medida y siempre ponen en peligro el bienestar de la organización.

Aunque con resiliencia no se asume únicamente el retorno de la empresa a las condiciones anteriores al evento desafiante, sino que también permite percibir las amenazas como oportunidades para generar ventajas para el desarrollo y crecimiento organizacional.

Resiliencia organizacional implica imaginación, modificación y renovación desde el interior de la organización hacia el exterior. También implica modernizar sus sistemas, innovando y cambiando sus esquemas para la supervivencia.

 

Los cimientos para la resiliencia organizacional son:

  • El conocimiento del liderazgo y del talento humano.
  • La tecnología y manejo de información.
  • La filosofía de gestión empresarial orientada hacia el cliente.

En la resiliencia organizacional es necesario proporcionar ciertas condiciones como capital social, seguridad psicológica, distribución del mando y compromiso con la rendición de cuentas. Al igual que disponer de una amplia red de recursos y herramientas.

Para poder aplicar la resiliencia organizacional se debe disponer de una cultura y clima de trabajo participativo, con valores compartidos que se fundamenten en el respeto, la honestidad y la confianza.

 

Beneficios de la resiliencia organizacional en el clima laboral:

  • Facilita el crecimiento intelectual del capital humano dado que las personas comparten conocimiento.
  • Integra mejor los flujos de información en la medida que las personas reconocen su interdependencia.
  • Refuerza la colaboración interdepartamental dado que las personas aprecian distintas perspectivas e ideas.
  • Potencia la relación de la organización con su entorno externo, creando vínculos con otros actores.

Es un hecho muy frecuente pero puede que poco estudiado, que las adversidades conducen a las organizaciones y a las personas a ser resilientes.

beneficios-de-la-resilencia-organizacional

En el pasado lo que hoy se conoce como resiliencia organizacional, era identificado como gestión del cambio para orientar los destinos empresariales enfrentando grandes retos.

En función del grado de productividad de la organización y la capacidad directiva, la empresa puede enfrentar diferentes escenarios como reinventarse, adecuarse, transformarse o dejar de existir.

Contextos que requieren resiliencia organizacional.

En el ámbito corporativo y empresarial se presentan diferentes cambios en tecnología, economía, mercado, proveedores y clientes. Los mismos se verán reflejados en la toma de decisiones para crear nuevas oportunidades y sostenibilidad.

Los cambios implican adaptación y actualización de los procesos operativos y planificación estratégica. Algunos incluso generan transformaciones radicales en las bases, políticas y procesos productivos de la organización.

Pasando a convetirse en un proceso de transición, con la condición de ser necesaria la colaboración activa del equipo de trabajo. Esta fase de transición representa la etapa en la que la organización consigue la disposición al aprendizaje.

A partir de ese momento se llevarán a cabo eficientemente las acciones requeridas para superar las complicaciones del entorno. En el caso de aquellas organizaciones que no disponen de todos los recursos necesarios para afrontar y superar las adversidades, deben recurrir a asesoría especializada.

No disponer de recursos oportunamente, tendrá un efecto negativo en el clima laboral y motivación de los colaboradores, generando incertidumbre, pérdidas de tiempo y dinero.

Cualquier situación que implique un efecto negativo en la productividad de la organización debe ser tomado en consideración por los directivos y líderes, quienes deben contar con la capacidad de identificar las posibles soluciones.

Es responsabilidad del líder estructurar nuevas acciones y junto a su grupo de trabajo establecer las pautas a seguir.

Causas de la resiliencia organizacional

Algunas causas externas que pueden representar altos riesgos y situaciones adversas para el normal funcionamiento organizacional pueden ser originados por:

  • Cambios radicales en políticas gubernamentales.
  • Nuevas legislaciones públicas que puedan limitar el normal desenvolvimiento empresarial.
  • Innovaciones tecnológicas en el mercado en cuanto a productos y servicios.
  • Fluctuaciones económicas negativas a nivel nacional e internacional.
  • Modificaciones en la red de proveedores.
  • Liquidación de asociaciones y alianzas empresariales.
  • Eventos naturales y accidentes a gran escala.

El mundo empresarial y laboral no está exento de circunstancias e imprevistos que obliguen a modificar el camino de la organización. Son oportunidades para evaluar sus estrategias y replantear la inversión financiera.

¿Para qué es necesaria la resiliencia organizacional?

El mundo va innovándose constantemente y cambiando los paradigmas en su entorno. La resiliencia organizacional es la cualidad que permite diferenciar entre lo que sucede y lo que tenemos y queremos hacer.

Con miras a impulsar la empresa por encima de las circunstancias, estableciendo criterios claros de acción. El manager decidido a convertir el caos en oportunidades planteará iniciar una exploración en la que surgirán preguntas como:

  • ¿Cómo abordar esta situación? 
  • ¿Está el equipo de trabajo cohesionado y preparado para aportar soluciones?
  • ¿Cómo recuperarnos con la mayor prontitud y menos costos? 
  • ¿Cuáles son los riesgos a enfrentar? 
  • ¿Cuáles son las posibilidades de mejorar? 
  • ¿Con qué herramientas contamos?
  • ¿Qué medidas aplicar?

En la etapa de transición se debe tener establecido un proceso de resiliencia organizacional integral. Éste debe ser explícito, con un plan de acción preciso y factible. Porque esta capacidad se desarrolla a partir de la verificación y análisis de las políticas de la empresa.

Entonces es necesario un proceso de reflexión y generación de nuevas acciones estratégicas, donde deben especificarse las diferentes opciones para hacer frente a la urgencia, hasta alcanzar la fase de adaptación y, posteriormente, la de superación.

La etapa de adaptación en la resiliencia organizacional será el momento en el cual el equipo emprendió favorablemente, el plan estratégico. Además, obteniendo los resultados esperados.

Por eso se requiere voluntad, precisión, compromiso y dedicación para atender juntos esta etapa clave, hasta alcanzar el orden y las bases para llegar al estado deseado anterior o concretar la nueva organización.

La resiliencia organizacional es la habilidad que permite integrar las diferentes herramientas, recursos y técnicas en función de generar una estrategia óptima, sustentada, además, en los procesos productivos. Es por esta razón que es nesesaria la capacitación y preparación de los trabajadores en las nuevas medidas y acciones a emprender para lograr el éxito.

Los miembros de la empresa son clave en el proceso de resiliencia organizacional, por lo tanto, deberán estar dispuestos a aprender. Así como sentirse parte importante del proceso para generar el cambio requerido.

Resiliencia organizacional. Artículo de Continuam - Segurilatam

En resiliencia organizacional cada empresa evaluará el nivel de beneficios y desarrollo obtenido. Que pueden ser:

  • Reconducir la filosofía de gestión empresarial y sus políticas hacia la productividad.
  • Desarrollar la capacidad de adaptación organizacional.
  • Incorporar recursos y técnicas que faciliten producir el cambio positivamente.
  • Oportunidad de aprendizaje organizacional.
  • Integración del equipo de trabajo.
  • Generación de nuevas competencias en el líder y su equipo de trabajo.
  • Generación de nuevos convenios y alianzas con proveedores.
  • Construir nuevas alianzas empresariales.
  • Producir ventaja competitiva en la atención y servicio al cliente, usuarios.
  • Integrar nuevos elementos para el marketing empresarial.
  • Generar una inversión financiera como oportunidad de desarrollo y adaptación a los nuevos contextos organizacionales.
  • Crear las condiciones para contar con la sostenibilidad empresarial.
  • Incorporar la visión de economía y uso adecuado de recursos.
  • Adecuar el tamaño y producción de la organización acorde con lo que realmente se está en capacidad de ofrecer de manera óptima.

¿Estás en una organización resiliente?

Al ser una característica que puede ser analizada, generalmente se cumple en distintos grados, es decir, cuando se piensa en resiliencia se debe identificar el grado que esta característica tiene dentro de la organización.

Es importante comprender que esta condición no es estática en una empresa, varia dependiendo de las crisis o dificultades que se presenten y las consecuencias que se generen. 

La resiliencia organizacional puede verse afectada por factores externos, como los clientes, proveedores, competidores, sindicatos, entre otros. Una de las relaciones que más se ve afectada es la interacción de los trabajadores, que al final, son los responsables de tomar la decisión de superar las situaciones desfavorables.

La resiliencia organizacional es el proceso a través del cual los directivos guían el camino de la organización y proporcionan una mirada nueva sobre la capacidad de aprendizaje como valor agregado. Se aplica el mismo principio tanto si la compañía es privada o pública. 

La resiliencia organizacional plantea el paradigma que renococe y promueve tanto en las personas como en la empresa el estado que hay que alcanzar y desde el cual superar los obstaculos generados por acontecimientos inesperados. Constituye parte de la cultura y valores de la organización.

Por esta razón, su implementación conducirá a superar exitosamente procesos de transición evitando provocar pérdidas considerables. Tener que tomar la desición de cierre o la quiebra de la empresa puede evitarse si se asume la resiliencia organizacional como la oportunidad de reinventarse.

La resiliencia de una organización esta directamente relacionada con la del sector donde se desempeña, al hablar de una empresa resiliente, se habla de una organización que ha desarrollados capacidades estratégicas, que le permiten reaccionar de una manera rápida y eficaz ante imprevistos y situaciones adversas.

Los problemas y situaciones adversas siempre estarán presentes tanto en una empresa como en la vida personal y no es posible predecir cuándo ocurrirán, es por ello, que se debe tener en cuenta el término resiliencia. En el ámbito laboral tener la capacidad de sobreponerse a situaciones de caos y dificultad puede hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso, teniendo estos en cuenta es vital contar con las herramientas necesarias para superar las dificultades y recuperar el bienestar y buscar la estabilidad tan pronto sea posible.

Deja tu comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.